El Pueblo originario de Xoco, entre la tradición, la modernidad y los megaproyectos urbanos

El pueblo de Xoco, ubicado en la alcaldía Benito Juárez, tiene un origen prehispánico y un legado histórico que en la actualidad se ve amenazado por el desarrollo inmobiliario, los megaproyectos y el crecimiento urbano. La torre Mítikah, que pretende ser el tercer rascacielos más alto de la Ciudad de México, contrasta considerablemente con la fisonomía del pueblo de 3 mil 500 habitantes.

“Los oriundos han resistido desde aproximadamente 30 años a la urbanización descontrolada y han seguido con su fiesta patronal que le da cohesión al pueblo. Este espacio compartido por contraposiciones simbólicas y físicas; visiones superpuestas y a veces encontradas, esta “Ciudad Progresiva”, nombre de un proyecto cosmopolita, ojalá que no borre a Xoco, sino que sea respetado”.

Así lo expuso en su ponencia la antropóloga María de Jesús Real García Figueroa, de la Asociación de Cronistas Oficiales de la Ciudad de México, en el Seminario Pueblos y Barrios Originarios de la CDMX, el 6 de noviembre de 2020 en la sesión virtual dedicada a “Xoco, tradición y modernidad en la alcaldía de Benito Juárez”.

Los testimonios de pobladores originarios coinciden en que Xoco comenzó a transformarse con la construcción del Centro Bancomer, donde antes se encontraba el Autocinema del Valle; con la edificación en 1945 de la sede de la Sociedad de Autores y Compositores de México; con la Cineteca Nacional; el Instituto Mexicano de la Radio; la construcción en los setenta del Hospital General de Xoco y el Centro Cultural Roberto Cantoral, atrayendo aún más a los inversionistas inmobiliarios y provocando tensión y confrontación entre los habitantes del pueblo con los nuevos avecindados.

La fisonomía y “vida serena” de Xoco se modificaron radicalmente en el año 2000 con el proyecto del Bando 2 promovido por el gobierno de la capital para repoblar ciertas zonas de la ciudad, en este caso la demarcación Benito Juárez, lo que originó un auge inmobiliario que atrajo la construcción de varios megaproyectos urbanos.

A pesar de la urbanización sobreviven dos sitios representativos de este pueblo originario: el Panteón de Xoco y la Capilla de San Sebastián Mártir, muy importantes en sus celebraciones, como la fiesta patronal de San Sebastián Mártir, el Santo Jubileo y el Día de Muertos.

Con la llegada de los españoles, los pueblos como el de Xoco, se distinguen como pequeños barrios originarios, o tlaxicalli, que tenían como eje principal un templo dedicado a un santo patrono para constituir su propia organización religiosa, social, económica y política.

La cronista señaló que los conquistadores implementaron conceptos urbanos modernos y subdividieron las regiones en “cabezas o cabeceras”, es decir, la ciudad podría ser cabeza de un distrito que abarcara una o varias villas, las cuales podían a su vez, regir sobre pequeños pueblos o aldeas para ejercer el control eclesiástico, político, social y económico.

Durante la Colonia, Xoco pasó a ser un poblado del corregimiento de Coyoacán, perteneciente al Marquesado de Oaxaca, y en el siglo XVIII pasó a formar parte de la Hacienda de Xoco, de tradición agrícola y ganadera. En 1888 esta hacienda comenzó a formar parte de la prefectura de Tlalpan, seguido de pertenecer a la delegación General Anaya, hasta que se fundó la delegación Benito Juárez.

La panelista también compartió algunos testimonios de pobladores originarios que recuerdan al pueblo antes de estos desarrollos como sencillo y con pocos habitantes, donde predominaban casas de adobe, huertas de frutas, empleos y locales modestos.

Relatoría: Marianna Arceo Cuevas, alumna de la Licenciatura en Geografía de la UNAM. Becaria del proyecto “Pueblos y Barrios originarios: Historia Viva en la Ciudad de México”.

PUEC

Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad.
Universidad Nacional Autónoma de México.

Aviso de Privacidad Integral

Aviso de Privacidad Integral del Circuito Cerrado de Televisión (CCTV)

 

Dirección

República de Cuba No. 79, Centro Histórico,
Del. Cuauhtémoc, C.P. 06010, Ciudad de México.

direccion@puec.unam.mx

Tel: (0155) 5522 5489 / 2326 / 2330.

Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución

Search