La crisis climática está poniendo en jaque a la civilización y la existencia humana

  • 85 por ciento de la población mundial sufre ya los impactos del cambio climático.
  • Para antes del 2030 la Tierra habrá rebasado los 1.5 grados centígrados de temperatura, con consecuencias devastadoras en todo el planeta.
  • Debemos hacer cambios drásticos, reducciones inmediatas, rápidas y a gran escala de las emisiones de gases de efecto invernadero, si queremos evitar los peores embates del cambio climático en las próximas décadas.

1 de marzo de 2022. La concentración de gases de efecto invernadero y dióxido de carbono en la atmósfera está alcanzando niveles sin precedentes en al menos los últimos 800 mil años, señaló el doctor Luis Ricardo Fernández Carril, profesor del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

El académico señaló que, “estamos entrando a una nueva época que no tiene precedentes en todo el florecimiento de la civilización y en la existencia del ser humano”. Así lo dijo durante su ponencia en el seminario Ciudades Sostenibles ante el Cambio Climático, organizado conjuntamente por el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC) y el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM.

De acuerdo con el reporte de 2021 del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), la temperatura media mundial fue 1.09 grados centígrados más alta entre 2011-2020, que entre 1850-1900. Además, los últimos cinco años han sido los más calurosos registrados desde 1850.

La tasa reciente de aumento del nivel del mar casi se ha triplicado en comparación con 1901-1971. Asimismo, las temperaturas extremas, incluidas las olas de calor, se han vuelto más frecuentes e intensas, mientras que los eventos fríos son menos habituales y severos.

El calentamiento global está afectando muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo. De acuerdo a un reporte reciente de la revista científica Nature, actualmente, 85 por ciento de la población mundial ya enfrenta los impactos del cambio climático.

El reporte del IPCC precisa que debemos hacer cambios drásticos, reducciones inmediatas, rápidas y a gran escala de las emisiones de gases de efecto invernadero, si queremos evitar los perores embates del cambio climático y evitar sobrepasar el 1.5 grados centígrados del calentamiento global en las próximas décadas.

En el caso de México, en menos de cinco años el país incrementará la temperatura media anual debido al cambio climático por arriba de 1.5 grados centígrados. De no actuar, para el 2040 la cifra crecerá a 2 dos grados, lo que implicará efectos devastadores en la agricultura y la economía nacional, de acuerdo con datos del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático y del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM.

“No es un problema ambiental, nos enfrentamos a una crisis civilizatoria y la dificultad de fondo es que no observamos que estamos poniendo en jaque los propios cimientos de lo que nos ha permitido florecer como civilización”, subrayó Fernández, quien también es miembro del panel intergubernamental de expertos en cambio climático para el sexto reporte de evaluación.

Frente a este crítico panorama, los gobiernos del mundo no están haciendo lo suficiente para mitigar el calentamiento. De acuerdo con las proyecciones, se espera alcanzar antes del año 2030,1.5 grados centígrados; 2 grados antes del año 2050 y 3.6 o quizá 4 grados centígrados para finales del siglo XXI.

El reporte alerta que, de aumentar a 2 grados centígrados, en el mundo habrá 362 millones de personas expuestas a la seguridad alimentaria; 3 mil 658 millones de personas sufrirán por la escases de agua; 5 mil 986 millones de la población mundial padecerá olas de calor mortal; así como prácticamente desaparecerán todos los arrecifes de coral de la Tierra y estaremos presenciando una extinción masiva de especies: 8 por ciento de vertebrados, 16 de plantas y 18 por ciento de insectos.

Si la temperatura alcanza los 3 grados centígrados los impactos son exponenciales y catastróficos, aunado a las implicaciones sociales como migraciones masivas, pobreza e inequidad extremas, entre otros. “Con la trayectoria de los últimos años, nos acercamos más al peor de los escenarios”.

A pesar de los compromisos de los gobiernos del mundo, los tratados internacionales, tales como el Protocolo de Kioto o el Acuerdo de París, son insuficientes, ya que las emisiones siguen aumentando.

El especialista aseveró que, además estamos provocando profundas alteraciones en los sistemas físicos y biológicos de la Tierra, sobrepasando los límites planetarios, y dando lugar a una nueva época geológica que se le conoce como Antropoceno, donde los procesos atmosféricos, geológicos, hidrológicos, biosféricos y otros, están alterados por el hombre.

“Estos embates se presentan porque menospreciamos los impactos, no creemos que tengan el potencial de transformar la forma en la que hacemos la civilización. Lo vemos como un reto a enfrentar, pero no como una amenaza civilizatoria porque toda la existencia de la humanidad ha sido bajo condiciones estables”.

Esas condiciones de estabilidad nos brindan la ilusión donde presuponemos el dominio sobre la naturaleza y sobreestimamos nuestra capacidad de mitigar y adaptarnos a la crisis ecológica. “La ventana de oportunidad para enfrentar los impactos del cambio climático se está cerrando rápidamente”.

Las condiciones de florecimiento civilizatorio que el académico llama la ontología de la prosperidad, han permitido la cultura de consumo globalizada. “Mientras la ontología de la prosperidad agoniza, tendrán que surgir otros imaginarios, cosmovisiones con nuevas relaciones con el mundo, y novedosas visiones y valores.”

“La gran tarea para evitar el agravamiento de la crisis y una transición menos violenta al Antropoceno, sería forjar la emergencia de una ontología de la precariedad con visiones y principios como la interdependencia entre los seres vivos, la frugalidad, la austeridad, la vulnerabilidad, la compasión, la solidaridad, que solo pueden florecer en un mundo profundamente degradado”, concluyó.

El doctor Fernando Lozano Ascencio, director del CRIM, señaló que “el cambio climático es uno de los problemas más urgentes a los que asistimos. Como especie y como sociedad, nos exige encontrar soluciones e innovaciones técnicas, además de nuevos acuerdos que nos orienten hacia la sostenibilidad”.

El director del PUEC, doctor Javier Delgado Campos, precisó que este seminario da un enfoque al campo de lo social de este proceso complejo que nos coloca en una situación de vulnerabilidad inédita en la historia de las ciudades y de sus poblaciones.

Igualmente, la investigadora del CRIM, Dra. Ericka Fosado, coordinadora del seminario, destacó la necesidad de emplear las herramientas de las ciencias sociales y de las humanidades para entender los procesos que se están gestando y que se configuran en las relaciones socioambientales en la ciudad en un marco de justicia social.

 

 

PUEC

Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad.
Universidad Nacional Autónoma de México.

Aviso de Privacidad Integral

Aviso de Privacidad Integral del Circuito Cerrado de Televisión (CCTV)

 

Dirección

República de Cuba No. 79, Centro Histórico,
Del. Cuauhtémoc, C.P. 06010, Ciudad de México.

direccion@puec.unam.mx

Tel: (0155) 5522 5489 / 2326 / 2330.

Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución

Search